Ir al contenido principal

Educar no es una ciencia, es un arte


El segundo día de las Jornadas de Teología, dedicadas a la educación y organizadas por el Instituto Superior de Teología de las Islas Canarias y el Aula Manuel Alemán de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, comenzaba con la intervención de Adelina Martín, subdelegada de la Delegación de enseñanza de la Diócesis de Canarias, que, por un lado, destacaba la estrecha colaboración entre el ISTIC y la ULPGC y daba  la bienvenida, por otro lado, al primer ponente de la tarde, Javier Urra Portillo, psicólogo forense de la Fiscalía del Tribunal Superior de Justicia y Juzgados de Menores de Madrid.
Portillo, a través de numerosas anécdotas de su carrera profesional, afirmaba que el ser humano es capaz de los peores comportamientos, por lo que se hace indispensable educar a la persona en lo mejor que tiene dentro cada ser humano. No somos ángeles, apuntaba, así que es urgente educar contra la violencia de género, contra el suicidio juvenil y con otros tantos problemas, que sólo generan violencia.
Está claro, indica el psicólogo, que todos  intentamos educar lo mejor posible, dando lo que fuera por la vida de nuestros hijos. Y aunque con toda seguridad, el amor entre padres e hijos es recíproco, hay diversos factores que no contribuyen a que se desarrolle una relación buena y lógica entre ambos: padres que en realidad no deberían serlo, padres que se tiran a la calle para pedir que sus hijos no lleven deberes a casa, padres que se niegan a ser adultos… y el gran problema de la sociedad del siglo XXI: Creer que todo lo que nos dice la televisión y otros medios, es verdad, cuando realmente hay muchas mentiras.
Otro de los problemas de la sociedad, le decía Javier Urra al Obispo de Canarias, Francisco Cases Andreu, es la falta de religiosidad y espiritualidad. Educar en el amor se hace indispensable, pues “los celos no son una prueba de amor”, como piensan muchos de los jóvenes de nuestros días. Cualquier religión lo que busca es cuidar y respetar al prójimo. La educación, afirmaba, consiste en transmitir lo mejor que nos han dado.
Hay que educar a los niños enseñándoles cuál es el lugar del otro y haciéndoles responsables de sus actos; educarlos en el sentido del humor, pues una persona que no se ríe, comentaba Portillo, es una persona que ha perdido la humildad.
Educar mal es escuchar siempre la misma radio, ver siempre la misma televisión. Escuchemos otras cosas, veamos otras cosas y analicemos por qué tantas personas se han equivocado en su toma de decisiones.
La convivencia, familiar y externa, no es nada fácil y hay que explicarlo a los hijos. Las formas son esenciales, la humanidad es esencial, el protocolo es esencial. El ser humano es mente y alma, pues un día te das cuenta como decía Pablo Neruda, de que hay algo más. Somos muchísimo más y esa falta de generosidad de nuestros niños, es responsabilidad de una sociedad española que ha retirado la historia, la literatura y la filosofía: los pilares del ser humano.
Dediquemos todo nuestro  tiempo a la gente esperanzada y a los que necesitan ayuda, ultimaba Portillo.
 La segunda parte de la tarde se desarrollaba con la intervención de Gonzalo Marrero, director de Cáritas Diocesana, que fue presentado por Segundo Díaz Santana, profesor emérito del Istic y miembro del Consejo Rector del Aula Manuel Alemán.
Marrero, a través de la ponencia “La educación en Canarias. Análisis y perspectivas”, nos daba las claves y perspectivas de la educación no universitaria a nivel global, utilizando como elemento de análisis el último informe PISA y dando claves para un futuro a través del informe OCDE para Canarias.
El director de Cáritas, vinculaba la formación no universitaria al futuro del empleo y los empleos del futuro, teniendo en cuenta incidencias de las nuevas tecnologías, la inteligencia artificial y la ingeniería automática.
Estamos, indicaba Marrero, ante un cambio de paradigma: Hemos entrado en la sociedad del aprendizaje y nuestro futuro depende de nuestra capacidad de aprender. Hay una gran incertidumbre ante el presente y futuro de la escuela, porque ente otras razones, apuntaba el director de Cáritas Diocesana, preparamos a nuestros estudiantes para trabajos que aún no existen, en los que tendrán que usar tecnologías que no han sido inventadas, para resolver problemas en los que no hemos pensado todavía.
Atendiendo a las claves y perspectivas de la educación en España, Marrero apuntaba que la educación no puede supeditarse a lo inmediato, ni puede responder sólo a formar empleados o empleables. Educar es desarrollar la humanidad e ilustrar a los futuros ciudadanos.
Sobre la situación social en Canarias, Marrero enumeraba los tres elementos que destaca la OCDE: Altas tasas de desempleo, desventajas socioeconómicas de los alumnos canarios y el bajo nivel educativo de los padres. Y después de enumerar las claves del informe PISA en Canarias, citaba las recomendaciones PISA: Canarias debe aumentar la inversión del porcentaje del PIB en educación con un compromiso de incremento sostenido y debe aumentar el gasto público por alumno y año (5.005 euros) y situarse en la media de España (5.431), corrigiendo el diferencial actual.
Tras enumerar las diferentes propuestas de la OCDE, Marrero concluye con esta esperanzada frase de José Antonio Marina: “España puede tener un sistema educativo de alta calidad en el plazo de cinco años”.
La tarde del miércoles, que se desarrollará en el Instituto Superior de Teología de las Islas Canarias, contará con dos intervenciones:
A las 17:00 horas: Mesa de experiencias: “Buenas prácticas educativas en la sociedad: Aprendizaje-servicio, Centro de Orientación Familiar (COF); CICEI-ULPGC y Radio Ecca.
A las 18:30: Ponencia: “La inteligencia espiritual y el valor de nuevas pedagogías al servicio de la Evangelización”. Lic. Montserrat del Pozo Roselló, Superiora General de las Hijas de la Sagrada Familia de Nazaret

Crónica de La Provincia


Comentarios

Entradas populares de este blog

En el corazón del humanismo está el desafío de la educación y la fe.

“La Educación, ¿un bien común a repensar”, es el lema de las XII Jornadas de Teología que se inauguraban hoy en el Instituto Superior de Teología de las Islas Canarias, en el Campus Universitario de Tafira. Cristóbal Déniz, director del Instituto Superior de Teología de las Islas Canarias, abría la tarde con el agradecimiento a todos los que han hecho posible esta nueva edición, que desde el año 1994, tiene el objetivo de fomentar la investigación y el debate teológico interdisciplinar desde una reflexión crítica sobre valores y utopías. El tema de este año, expone Cristóbal Déniz, fue propuesto por el Departamento de Teología con el objetivo de ofrecer una reflexión que posibilite un conocimiento, lo más amplio posible, de lo que está aconteciendo en torno a la educación en la sociedad contemporánea. La educación, ciertamente, es una tarea ambiciosa y no fácil, pero es sin duda un acto de amor y de dar  vida, por lo que requiere encontrar los mejores recursos para despertar la pasión…

Crónicas de las Jornadas de Teología

En unos pocos días empezamos... Aquí podrás seguir la crónica actualizada de todos los eventos de las Jornadas: ponencias, actividades, comunicaciones... Monitorizadas por Mónica Rodríguez, mantendremos una comunicación constante de todo lo que ocurra en el Istic durante estos días.

Educar es introducir en la realidad según la totalidad de las dimensiones

Las XII Jornadas de Teología dedicadas a "La Educación, ¿un bien común a repensar?", organizadas por el Instituto Superior de Teología de las Islas Canarias y el Aula Manuel Alemán, se iniciaron ayer en su último día con la intervención de Jesús Pérez Peña, director del Aula Manuel Alemán de la ULPGC, como presentador de "un activo muy valioso en el ámbito intelectual", como calificó al filósofo Daniel Barreto González, que habló de "los desafíos éticos de la educación hoy". 

Uno de los desafíos éticos de la educación, dijo Barreto, es "cultivar espacios visibles para la atención, la concentración frente a la dispersión concentrada, la aceleración de la vida y la alienación de los medios de comunicación. La cultura del shock está generando el síndrome del Trastorno de Déficit de atención e Hiperactividad (TDH)". Barreto apuntó que las instituciones educativas funcionan "como máquinas de adaptación". 



Tras Daniel Barreto, la conferencia …